8.03.2006

2006

La siesta en la flama
La Estación Galería.
INDIVIDUAL



Los sueños nos muestran con incomprensible coherencia, algunas pistas de nuestra estadía, tal vez su mensaje mas revelador, sea el modo en que nos manejamos dormidos, ensimismados en el despropósito. Como gallinas que han perdido la cabeza, y corren sin rumbo porqué aún no lo saben, tratamos de reconstruir el trayecto que nos llevó a este punto ciego, pero en la cabeza que nos ve desde el aire, duerme nuestra memoria, incapacitada para decirnos algo. Y en dirección contraria, las historias que se inventa esa cabeza en tránsito, que ha perdido pie y aún no llega al piso en busca de raíz, son respuestas en la medida en que reafirman su posibilidad de saber nada, el caos solo encuentra entendimiento con las teorías del vacío. Sus ocurrencias, y las formas en que pueden traducirse, únicamente se pueden comprender en su condición de tránsito, de vuelo y de incertidumbre, mas o menos apegada a su propia condición de desapego. Los sueños nos adormecen con su suave manera de mentirnos, que nacemos cuando el sol despavila, y con eso nos evitan despertar exaltados a nuestro único día; nos ocultan con la siesta el estupor de revelarnos, que estamos en medio de algún giro, que navegamos en algún lugar del fósforo, que se prende en el centro del estallido.

¨Omai¨

30 modulos de 20x20 cm.









¨Selfgarden¨

9 piezas de 30x20 cm. c/u.
Yeso y bolsas de plastico.













¨La muerte de los delfines¨

3 piezas de 40x40x40 cm. c/u aprox.

Cactos, hilo y agujas.





























¨Kaboom¨

Medidas variables.
Papel y cabello.


















¨Bet
ween¨
figuras de yeso y pintura de 30 colores,
20x30x40 cm


























































¨Momento dos¨

6 piezas de8x48x425 cm.
Miel y confeti.



































¨Lluvia abajo¨
cajas de joyero y restos no identificables
6 piezas de 20x20x4 cm.





























¨Moneda de cambio¨

30x30x30 cm
Tambores y abejas.







¨Ni árbol, ni río¨

4 piezas de 20x20x125 cm. c/u.
Cartuilina caple.









La siesta conlleva, casi siempre, un sueño profundo. Su condición pasajera la hace ser un letargo donde apenas y alcanza el tiempo para la ensoñación, pero siempre se presenta. Es generadora de un sueño fugaz y por momentos muy intenso. Es ahí donde construimos y destruimos, donde las imágenes pesan como una loza y donde el detritus del Yo sale de su cueva para hacer aquelarres a la luz de la luna. Triste historia de aquellos que no recuerdan lo soñado o incluso aquellos que ya existiendo el technicolor, sueñan en blanco y negro. Pobres de aquellos otros que no pueden ver el multicolor festivo del confeti o percibir el chapoteo de unas patas de mosca hundiéndose en un plato de miel. O los de más allá que no comprenden la fragmentación liga-cicatrizada de esta versión 2006 de un literal Chucho el remendado. En la siesta pues, se potencia todo. Del terror al deseo y del asco al antojo más incomparable en un girar de ojos. Se rompen clichés, se violan tabúes y se construyen mitos. En el trabajo de Heráclito López encontramos mucho de esto. Una semiótica del inconsciente, un diccionario de la nada o un glosario del todo. Creo que su esencia es justamente ese barro con que se construye la habitación de la pesadilla y la alucinación.
La melancolía es tal vez la condición ideal del sueño, y para muestra basta recordar al atormentado personaje de River Phoenix en la película Mi camino de sueños, de Gus Van Sant. El personaje interpretado por Phoenix se vuelve un esclavo de su sueño, un preso de la melancolía, un arbusto en un paisaje de carreteras sin fin y desierto interminable.Podemos condenar al sueño o alabarlo, comprenderlo como el refugio de los deprimidos o el bálsamo de los románticos o el placer de los haraganes. Aunque no nos guste será siempre necesario. Y ante esta única verdad, porque no intentar volverlo entonces, -parafraseando la película más famosa del comediante Peter Sellers- una siesta inolvidable.
–Balam Bartolome–


MACO 06

¨Selfiction¨
tronco de árbol, fotografías y alfileres
80x40x40 cm
La Estación, galería







Proyecto de instalación
para el asilo

Concepción Beistegui

Circo 06





Parafraseando al diablo
Harto_(espacio)
Montevideo, Uruguay.



¨La forma donde ya había forma¨
3
x 1 mts.
2 vajillas de porcelana, leche y miel.





Deposiciones Sólidas
Gracias a la atenta invitación de los Mutantes
que supieron guardar y entender mi neumonía.


¨Isla de pan, isla de azúcar¨

medidas variables
Casa Emergente / Cuernavaca Morelos.




Comments:
Suerte, esta bueno eso que haces
 
Pura belleza, como todo tu.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?